Sábado, 21 de Julio de 2018 | ISSN 0719-241X
logo mundo marítimo
09 de Abril de 2018 Avería Común y las Reglas de York y Amberes en la esencia del Derecho Marítimo ¿Cómo se justifica el sacrificio de la carga durante una aventura marítima?

La avería común -también conocida también como avería gruesa o avería general- es una institución arraigada al Derecho marítimo cuyo origen está muy vinculado al surgimiento de dicha disciplina, por lo que se trata de una institución antiquísima, que con el paso del tiempo ha conservado sus elementos fundamentales”, observa el abogado, árbitro y profesor de Derecho Marítimo, José Antonio Pejovés.

Según describe, la avería común comprende el sacrificio de bienes o la asunción de gastos extraordinarios, que se ejecutan voluntaria y razonablemente por disposición del capitán del buque, para evitar un peligro cierto y actual durante la actividad navegatoria -es decir, “reducir los riesgos para evitar un siniestro- en beneficio de todas las partes involucradas en la ‘aventura marítima’, expresión última que mantiene su vigencia a pesar de los avances de la ciencia y la tecnología en la navegación”.

En efecto, sostiene Pejovés, “el sentido original de la avería común se ha mantenido incólume por siglos, esto es, el reparto entre todos los participantes en una aventura marítima, del costo económico de los daños o gastos que tendría que soportar uno o alguno de ellos, para salvar al buque, su carga, o ambos a la vez”.

Según relata el árbitro y profesor de Derecho Marítimo, históricamente los griegos conocieron la avería común, y los romanos recogieron la Lex Rodhia de Iactu (c., 475 a. C.) en el Digesto de Justiniano (533 d. C), es decir, la figura de la ‘echazón’ como acto voluntario del capitán de arrojar bienes transportados al mar para salvar la expedición. En el Derecho marítimo medieval, el libro del Consulado del Mar (siglo XIV), explica Pejovés, trata a la referida institución como un contrato de hermanamiento –agermanement-, y las Ordenanzas del Consulado de Bilbao de 1737 que se aplicaron en la América española durante la colonia, contienen una regulación completa de la avería gruesa.

Luego- continúa el abogado- los códigos de comercio inspirados en el Código francés de 1807, entre ellos todos los de Iberoamérica, contienen también normas sobre la avería común al igual que las leyes de navegación. Sin embargo, señala José Antonio Pejovés, “frente a la normativa nacional, surgió la necesidad de unificar internacionalmente la institución, ya que la calificación de un acto de avería gruesa y su posterior liquidación y contribución, genera no pocas controversias tanto en el tráfico nacional e internacional”.

Es así como, explica, por una iniciativa de la Asociación Nacional para la Promoción de las Ciencias Sociales, fue convocada en 1860 una conferencia internacional en Glasgow, y allí se aprobaron unas resoluciones, que constituyen los fundamentos de lo que luego serían las Reglas de York y Amberes tal como las conocemos hasta la fecha.

En 1864, puntualiza el abogado, en una nueva conferencia se aprobaron las once reglas que componen las Reglas de York, y luego en 1877 la Asociación para la Reforma y Codificación del Derecho de las Naciones convocó una conferencia en Amberes en la que se ratificaron y modificaron ligeramente las reglas precedentes, introduciendo las regla 12 y dando lugar a lo que se conoce como Reglas de York y Amberes sobre liquidación de la avería común.

Desde entonces, señala Pejovés, “las Reglas de York y Amberes, que no son un convenio internacional pero sí a estas alturas una expresión de la nueva Lex mercatoria, se han ido perfeccionando desde 1890, así tenemos versiones de 1924, 1950, 1974, 1994, 2004, y la última de 2016”.

Para que las averías y los gastos den lugar a una contribución y puedan ser considerados averías comunes, es necesario según la doctrina autorizada, que estemos frente a un sacrificio voluntario o deliberado, realizado en interés común para evitar un peligro, y que el acto produzca un resultado útil”, sostiene Pejovez.

Finalmente señala que: “Normalmente en las pólizas de fletamento por viaje y en los conocimientos de embarque que documentan contratos de transporte marítimo de bienes, se insertan unas cláusulas de remisión llamadas actualmente ‘New Jason’, que direccionan la liquidación y contribución por avería común a las Reglas de York y Amberes”.

Por MundoMarítimo  

Políticas de Privacidad

La política que en el presente documento se indica, tiene por objeto informar a los usuarios de MundoMaritimo sobre el proceder de nuestra empresa respecto del tratamiento de los datos de carácter personal recogidos a través de nuestros portales.

1 | Recolección:

Cuando Usted requiere los servicios de MundoMaritimo, se recoge información personal como su nombre, rut, dirección, etc, a través de correo electrónico o formularios. Nuestro sitio no utiliza actualmente cookies, para registrar o recabar información del usuario, pero, podrá en cualquier momento y a su sola discreción y sin necesidad de autorización, utilizarlas, comprometiéndose dar el tratamiento y protección señalado precedentemente a dichos datos.

Para qué se utiliza la información recolectada.

Toda la información recolectada de los usuarios en MundoMaritimo tiene por objetivo:

(1) Brindar servicios, contenidos y publicidad personalizada al usuario en su navegación por los portales de MundoMaritimo

(2) Realizar estudios internos sobre los datos demográficos, intereses y comportamiento de nuestros usuarios. La información se utiliza para entender y servir mejor a nuestros usuarios.

2. Uso:

Estos datos que usted proporciona libre y voluntariamente, tienen por objeto dar un mejor servicio, información y utilidades a nuestros usuarios. Usted tiene el derecho de no aceptar entregarlos, renunciando a los beneficios que nuestro sitio web entrega.

Si decide aportar dichos datos, nos obligamos con usted a mantener una conducta clara y regular, sometida a la política que a continuación expresamos, de la cual usted es informado y que acepta.

Nuestra política respecto de los datos recogidos es la siguiente:

La responsabilidad por la veracidad de los datos recogidos por esta vía, es exclusiva del usuario.

3. Seguridad:

Mantenemos una base de datos Off-Line, la que asegura a sus clientes total privacidad, respecto de los datos proporcionados a MundoMaritimo.

Por otra parte, una reconocida empresa externa proveedora de servicios de conectividad y hosting debidamente certificada, "aloja" nuestros sitios en sus servidores web, los 365 días del año, los siete días de la semana y las veinticuatro horas, lo que asegura que nuestro sitio tenga la menor posibilidad de "caída" en la web o intrusiones de "hackers" que vulneren nuestro Portal.

4. Calidad:

Sin perjuicio de las responsabilidades que al usuario le corresponden, MundoMaritimo tendrá especial cuidado al recolectar, mantener, usar, publicar o distribuir la información personal vinculada a los usuarios y visitantes, verificando que los datos sean correctos, completos y adecuados para cumplir con los fines para los que serán utilizados.

5. Modificación:

El usuario que haya entregado previamente datos o información personal a MundoMaritimo, podrá solicitar su modificación, corrección o eliminación, enviando un correo electrónico a [email protected], indicando su nombre, rut, dirección, teléfono, y expresando claramente que información de la que hubiere entregado desea modificar o eliminar.

En todo caso, y como medida de seguridad, MundoMaritimo se reserva el derecho de verificar la autenticidad de la comunicación.

6. Publicación e intercambio:

MundoMaritimo, como norma general, no transferirá, cederá, venderá o de otra manera proveerá sus datos de carácter personal a persona alguna. MundoMaritimo podría transferir, revelar o ceder los datos recopilados a sus usuarios, a terceros de acuerdo a las siguientes circunstancias:

(1) En caso de tener la aprobación explícita del usuario, sus datos de carácter personal pueden ser usados por terceros para efectos de realizar marketing directo, llamadas telefónicas, para enviar correos electrónicos, entre otros. El usuario tiene el derecho y la opción de poder denegar la recepción de esta información por parte de terceros.

(2) En el caso de "contactos de negocios", sus datos de carácter personal pueden ser usados por terceros sólo para efectos de poder completar y ejecutar la transacción que motivó la entrega o recolección de esa información.

(3) Aquella información que sea requerida por la ley, una orden judicial u otro procedimiento legalmente válido que así lo exija.

7. Uso de información vinculada a terceros:

En caso de tener la aprobación correspondiente, MundoMaritimo usará la información del usuario para comunicarle e informarle, a través del correo electrónico, acerca de:

(1) Modificaciones a sus servicios o productos existentes, aparición de nuevos servicios o productos, u otros especificados por el usuario.

(2) Información, ofertas o cualquier tipo de promoción de marketing que MundoMaritimo pueda otorgarle al usuario.

(3) Sugerencia por parte del usuario acerca de ,"recomienda esta noticia a un amigo"

8. Servicios prestados por terceras empresas en el sitio:

Eventualmente, MundoMaritimo, puede contratar los servicios de empresas externas, con el fin de entregar nuevos servicios y productos a través de este sitio web. La información recabada en su caso por dichas empresas, se regirá por el acuerdo del usuario de la misma.

Si tiene alguna duda o pregunta sobre nuestra política de privacidad, le rogamos contactarse a [email protected]

9. Publicidad asociada

Respecto a los servicios de anuncios publicitarios o información promocional, con el objeto de presentarle servicios asociados que puedan ser de su interés, tenemos vínculos con otras compañías a las que permitimos colocar publicidad en nuestras páginas. Estas compañías podrían individualmente solicitar su información directamente con usted, siendo exclusiva responsabilidad de ellas el manejo y manipulación de esta información.

Finalmente, MundoMaritimo no garantiza la privacidad de la información personal del usuario, si éste suministra o difunde información en guías telefónicas públicas, reportajes de prensa, publicaciones, zonas de chateo, boletines u otras similares. Dicha información podrá ser recopilada por terceros, con o sin su consentimiento. El usuario revela esa información bajo su responsabilidad.