Lunes, 19 de Agosto de 2019 | ISSN 0719-241X
logo mundo marítimo
17 de Diciembre de 2012 La historia de Ivar y Jorge Pacheco, dueños de Oxxean Cómo estos hermanos desarrollaron uno de los consorcios marítimos más importantes de la zona austral

Como de costumbre, llueve en Puerto Montt. Al sur de la ciudad una pareja de hermanos inicia su habitual cruce hacia el continente. Son pasadas las 8 de la mañana e Ivar y Jorge Pacheco abandonan sus casas en la isla Tenglo para ir a trabajar. El estrecho pasaje que separa el islote del continente lo atraviesan en apenas 10 minutos. Son más de 50 años haciendo la misma ruta varias veces en el día. Anclan sus pequeñas lanchas en la marina, sin importarles el enorme y lujoso yate, avaluado en US$ 50 millones, que descansa a un costado de sus pequeños navíos. Por el contrario, se sienten orgullosos de que el incógnito billonario ruso propietario de la nave, y quien deambula por la Patagonia, haya elegido ese lugar para recalar: la marina es de propiedad de Ivar y Jorge.

La primera vez que los hermanos Pacheco decidieron probar suerte fuera de su isla fue cuando tenían 15 y 13 años, respectivamente. Comenzaron pescando en la zona, para luego incursionar en el buceo. Siempre juntos y en sociedad. Hoy son dueños de Oxxean, uno de los consorcios marítimos más importantes de la zona austral: 13 barcos pesqueros, cuatro puertos, una marina deportiva, alrededor de US$ 20 millones en facturación anual, y toda una red de servicios navales que dan trabajo a 350 familias, componen el imperio de los Pacheco.

Y, al igual que lo hicieran a fines de los sesenta, cuando comenzaron la aventura empresarial, los hermanos -hoy de 58 y 55 años- siguen buscando nuevas oportunidades de negocios. En los próximos días comenzarán la construcción del primer puerto granelero de Los Lagos, el cual les costará US$ 25 millones en una primera etapa, hasta completar un megapuerto de más de US$ 200 millones. Y ya anuncian que no pararán ahí: quieren incursionar en la navegación turística y potenciar las inversiones en infraestructura portuaria.

 La Tenglina

La perspectiva sobre la bahía de Chincui domina casi la totalidad de la oficina de los hermanos Pacheco. En el tercer y último piso del edificio corporativo de Oxxean, inaugurado hace diez años, además predominan dos grandes escritorios, uno junto al otro. Desde que se iniciaron en el mar, como relata Jorge, decidieron que trabajarían juntos para toda la vida. Y así se ha mantenido hasta ahora.

Esa privilegiada vista les permite observar el puerto (propiedad de Oxxean) por donde se embarcan los salmones, una de las principales actividades económicas de la región. También está parte de su flota de buques pesqueros y al fondo, hacia el sur, Punta Caullahuapi, donde se levantará el puerto granelero.

En esa bahía, además, comenzó toda esta historia. Ivar, el más introvertido de los dos, recuerda que su padre no tenía relación con el mar. Agricultor de la zona, mantenía en la isla un bote a remos en el cual salía a vender sus hortalizas los fines de semana. Viendo que éste quedaba en desuso el resto de los días, pidieron prestada La Tenglina a su padre y, siguiendo el ejemplo de primos y vecinos, comenzaron a pescar. “Cuando íbamos a vender el pescado a Angelmó y recibíamos pago en el mismo día, nos dimos cuenta que nos gustaba tener nuestras lucas. Que todo era al momento y no en un par de meses como le pasaba a mi papá en el campo”, agrega Jorge.

Así estuvieron durante un año y medio, hasta que un día regresando de la pesca, vieron emerger a un hombre rana. Quedaron impresionados. “Sabíamos nadar muy bien y esa éra una actividad que podíamos dominar”, acota Ivar. Apenas llegaron a su casa juntaron el capital para comprar un traje de buceo.

A partir de entonces, los hermanos Pacheco comenzaron a sacar locos y erizos desde las profundidades. Estaban todo el día en el mar. En la mañana uno se sumergía, para luego darle espacio al otro. “El que tenía el turno de la tarde sacaba la peor parte porque se ponía el traje mojado”, ríe Jorge.

Sin descuidar tampoco la pesca a bordo de La Tenglina, la dupla fue alternando actividades de acuerdo al precio de la temporada. “Éramos dos, entonces debíamos privilegiar dónde estaba mejor la cosa”, acota Ivar.

Con dos X

Mientras terminaban los estudios en colegios de la zona y posteriormente Ivar en la universidad -estudió Técnico en Pesca en la desaparecida Universidad Técnica del Estado- y Jorge en institutos industriales, los miniempresarios consiguieron un crédito Corfo para un segundo bote, esta vez a motor. A fines de la década de los setenta las aguas entre ambos se separaron. Cada uno decidió embarcarse en distintas motonaves que surcaban los fiordos. Jorge como asistente de la sala de máquinas, e Ivar como capitán de una lancha pesquera de capitales japoneses. Ambos querían practicar los conocimientos de marina mercante que aprendieron durante años. La incipiente sociedad quedó en el congelador, pero los sueldos de los hermanos iban a parar mes a mes a un fondo común. Ése había sido el pacto que ambos sellaron en la adolescencia arriba de La Tenglina.

Cuando volvieron a tierra firme, en 1980, les llegó una invitación desde la Escuela Naval. Por primera vez se abrían cupos para estudiar buceo de salvataje y ellos, sin ser militares, podrían optar a las vacantes. “Postulamos los dos, pero por plata sólo pudo ir Jorge. Él estuvo dos meses y aprendió el manejo de explosivos, soldaduras submarinas y buceo técnico. Al año siguiente me preparé con unas guías que trajo y también di el examen y saqué mi licencia de buzo de salvataje”, relata el mayor de los Pacheco.

Ese momento marca el origen del conglomerado que tienen hoy. Aprovechando la cantidad de naufragios que había por ese entonces, los hermanos agregaron un nuevo giro a su sociedad: rescate marítimo. En 1981, ya con tres giros comerciales -pesca, recolección y buceo técnico-, decidieron formalizar la sociedad. Recuerdan que pensaron en varios nombres hasta que eligieron “Océano”. Estuvieron a punto de inscribirla así, hasta que uno de los dueños de la oficina que arrendaban les dijo que en Estados Unidos a las empresas que tenían dos equis en su nombre les iba mejor. Como Exxon o Xerox. Se miraron y exclamaron a coro: “Oxxean”.

La fiebre del loco

Con la sociedad funcionando formalmente, los Pacheco abrieron la década de los 80 con el boom de las exportaciones de merluza a España. Ya tenían dos lanchas, pero debían empezar a subcontratar. Primero tomaron 10 y luego llegaron a manejar 120 botes. Decidieron que ya no podían salir al mar y debían quedarse en tierra administrando la enorme flota. Ese aprendizaje les sirvió para años más tarde, cuando vino una de sus mayores oportunidades: la fiebre del loco.

Terminaban los '80 y los barcos comenzaban a movilizarse hacia los canales patagónicos. En ese tiempo se levantó la veda del loco, molusco muy apetecido en Japón, y los Pacheco salieron a su captura. Estuvieron por años viajando por el golfo de las Guaitecas y lograron extraer hasta 350.000 toneladas por mes. Ahí comenzaron a amasar una pequeña fortuna. Luego vendría el cultivo de algas, también demandadas en Asia por la industria cosmética. A esas alturas sus negocios originales sostenían las finanzas del grupo, hasta que terminada la década de los 80 una serie de naufragios les permitieron dar un mayor salto.

Como eran los únicos capaces de realizar maniobras submarinas, les llovieron los trabajos de emergencia. Con el dinero que ganaron compraron al contado una oficina en el centro de Puerto Montt y les quedó un excedente superior a los $300 millones. “Fue tanta plata que tuvimos que encerrarnos con Ivar y pensar qué haríamos. Recuerdo que empezamos a conversar a las 5 de la tarde y salimos muy de noche. Fue nuestro primer gran plan de inversiones”, piensa en voz alta Jorge.

Coincidiendo con la liquidez de la empresa,  arribaron las primeras salmoneras a la zona. Con ellas llegó el segundo gran salto para Oxxean. Pues pusieron fin a la incertidumbre de la temporalidad de los locos, algas, merluzas o los salvatajes esporádicos: los hermanos Pacheco se convirtieron en los mayores proveedores de construcción de jaulas y mantención de éstas en la naciente industria.

Fue tal el boom, que decidieron hacer un muelle para arrendarle a las salmoneras frente a la isla Tenglo, donde ambos tienen sus casas separadas por 100 metros. Lo llamaron Marina Oxxean, porque además de recalar buques salmoneros, también empezaron a arribar yates deportivos. Como el del billonario ruso que por estos días se mueve en el sur. “Los mismos salmoneros nos comenzaron a pedir que construyéramos uno más grande, y fue así que en 1998 ideamos estos tres que tenemos ahora”, cuenta Ivar. En una primera etapa pidieron prestados US$ 1,5 millones al banco para construir el primero. Luego vinieron dos más, y en 2010 agregaron un cuarto en Puerto Chacabuco, en Aysén. La semana pasada y con la presencia del ministro de Economía, Pablo Longueira, pusieron la primera piedra de uno granelero, capaz de mover 750.000 toneladas al año.

No pretenden quedarse ahí. Hace poco tiempo recorrieron todos los canales australes hasta el Cabo de Hornos, buscando oportunidades. Turismo, puertos y el sector acuícola están en el horizonte de estos hermanos, que sellaron un pacto a bordo de un pequeño bote a remos.

Fuente: Revista Qué Pasa, Santiago

Políticas de Privacidad

La política que en el presente documento se indica, tiene por objeto informar a los usuarios de MundoMaritimo sobre el proceder de nuestra empresa respecto del tratamiento de los datos de carácter personal recogidos a través de nuestros portales.

1 | Recolección:

Cuando Usted requiere los servicios de MundoMaritimo, se recoge información personal como su nombre, rut, dirección, etc, a través de correo electrónico o formularios. Nuestro sitio no utiliza actualmente cookies, para registrar o recabar información del usuario, pero, podrá en cualquier momento y a su sola discreción y sin necesidad de autorización, utilizarlas, comprometiéndose dar el tratamiento y protección señalado precedentemente a dichos datos.

Para qué se utiliza la información recolectada.

Toda la información recolectada de los usuarios en MundoMaritimo tiene por objetivo:

(1) Brindar servicios, contenidos y publicidad personalizada al usuario en su navegación por los portales de MundoMaritimo

(2) Realizar estudios internos sobre los datos demográficos, intereses y comportamiento de nuestros usuarios. La información se utiliza para entender y servir mejor a nuestros usuarios.

2. Uso:

Estos datos que usted proporciona libre y voluntariamente, tienen por objeto dar un mejor servicio, información y utilidades a nuestros usuarios. Usted tiene el derecho de no aceptar entregarlos, renunciando a los beneficios que nuestro sitio web entrega.

Si decide aportar dichos datos, nos obligamos con usted a mantener una conducta clara y regular, sometida a la política que a continuación expresamos, de la cual usted es informado y que acepta.

Nuestra política respecto de los datos recogidos es la siguiente:

La responsabilidad por la veracidad de los datos recogidos por esta vía, es exclusiva del usuario.

3. Seguridad:

Mantenemos una base de datos Off-Line, la que asegura a sus clientes total privacidad, respecto de los datos proporcionados a MundoMaritimo.

Por otra parte, una reconocida empresa externa proveedora de servicios de conectividad y hosting debidamente certificada, "aloja" nuestros sitios en sus servidores web, los 365 días del año, los siete días de la semana y las veinticuatro horas, lo que asegura que nuestro sitio tenga la menor posibilidad de "caída" en la web o intrusiones de "hackers" que vulneren nuestro Portal.

4. Calidad:

Sin perjuicio de las responsabilidades que al usuario le corresponden, MundoMaritimo tendrá especial cuidado al recolectar, mantener, usar, publicar o distribuir la información personal vinculada a los usuarios y visitantes, verificando que los datos sean correctos, completos y adecuados para cumplir con los fines para los que serán utilizados.

5. Modificación:

El usuario que haya entregado previamente datos o información personal a MundoMaritimo, podrá solicitar su modificación, corrección o eliminación, enviando un correo electrónico a info@mundomaritimo.cl, indicando su nombre, rut, dirección, teléfono, y expresando claramente que información de la que hubiere entregado desea modificar o eliminar.

En todo caso, y como medida de seguridad, MundoMaritimo se reserva el derecho de verificar la autenticidad de la comunicación.

6. Publicación e intercambio:

MundoMaritimo, como norma general, no transferirá, cederá, venderá o de otra manera proveerá sus datos de carácter personal a persona alguna. MundoMaritimo podría transferir, revelar o ceder los datos recopilados a sus usuarios, a terceros de acuerdo a las siguientes circunstancias:

(1) En caso de tener la aprobación explícita del usuario, sus datos de carácter personal pueden ser usados por terceros para efectos de realizar marketing directo, llamadas telefónicas, para enviar correos electrónicos, entre otros. El usuario tiene el derecho y la opción de poder denegar la recepción de esta información por parte de terceros.

(2) En el caso de "contactos de negocios", sus datos de carácter personal pueden ser usados por terceros sólo para efectos de poder completar y ejecutar la transacción que motivó la entrega o recolección de esa información.

(3) Aquella información que sea requerida por la ley, una orden judicial u otro procedimiento legalmente válido que así lo exija.

7. Uso de información vinculada a terceros:

En caso de tener la aprobación correspondiente, MundoMaritimo usará la información del usuario para comunicarle e informarle, a través del correo electrónico, acerca de:

(1) Modificaciones a sus servicios o productos existentes, aparición de nuevos servicios o productos, u otros especificados por el usuario.

(2) Información, ofertas o cualquier tipo de promoción de marketing que MundoMaritimo pueda otorgarle al usuario.

(3) Sugerencia por parte del usuario acerca de ,"recomienda esta noticia a un amigo"

8. Servicios prestados por terceras empresas en el sitio:

Eventualmente, MundoMaritimo, puede contratar los servicios de empresas externas, con el fin de entregar nuevos servicios y productos a través de este sitio web. La información recabada en su caso por dichas empresas, se regirá por el acuerdo del usuario de la misma.

Si tiene alguna duda o pregunta sobre nuestra política de privacidad, le rogamos contactarse a info@mundomaritimo.cl

9. Publicidad asociada

Respecto a los servicios de anuncios publicitarios o información promocional, con el objeto de presentarle servicios asociados que puedan ser de su interés, tenemos vínculos con otras compañías a las que permitimos colocar publicidad en nuestras páginas. Estas compañías podrían individualmente solicitar su información directamente con usted, siendo exclusiva responsabilidad de ellas el manejo y manipulación de esta información.

Finalmente, MundoMaritimo no garantiza la privacidad de la información personal del usuario, si éste suministra o difunde información en guías telefónicas públicas, reportajes de prensa, publicaciones, zonas de chateo, boletines u otras similares. Dicha información podrá ser recopilada por terceros, con o sin su consentimiento. El usuario revela esa información bajo su responsabilidad.